Aud 2 J de BOLOGNA: Aquila altera

Hacia mediados del siglo XIV en Italia (1355) Jacopo de BOLOGNA compuso el madrigal Aquila altera para satisfacer un encargo musical con motivo de la coronación de Carlos IV. El música festiva pero de carácter culto y erudito.

En esta época (primer Renacimiento) era habitual que el compositor escribiera las líneas melódicas de la canción sin especificar qué tipo de voces o qué instrumentos debían interpretar cada parte: la partitura sonaba tímbricamente diferente dependiendo de dónde (lugar), para quién (público, posición social, rango), quiénes (qué agrupación y/o intérpretes disponibles) habían contratado para tocar. Esta convención revela la falta de conciencia tímbrica que ha existido durante siglos en la historia de la música occidental.

En resumen, hasta principios del siglo XVII no existía conciencia tímbrica precisa: las composiciones se interpretaran según la función que se le iba a dar a esa música y los instrumentos disponibles (lugar, medios y personas).
Una partitura podría se interpretado por un coro a cappella (en la iglesia), por instrumentos, por una agrupación de solistas vocales e instrumentos (palacio), o por un conjunto instrumental de mayor volumen (música alta: al aire libre: para una danza).

Audición Aquila altera (versión encontrada en el códex Faenza)

Audición Aquila Aquila altera/ Creatura gentile/ Ucelo de Dio