Minueto con trío

El minueto era una elegante danza francesa de velocidad moderada en compas ternario que llegó a ser muy popular durante el Barroco francés.
A menudo se escribían a pares. El segundo hacía algún tipo de contraste con el primero. Para hacer la pieza más larga, los dos minuetos se intrepretaban al estilo sandwich:

minueto I: minueto II: minueto II

El segundo minueto solía estar en una tonalidad diferente y muchas veces en modo contrario -por ejemplo, en modo menor si el primer minueto estaba en modo mayor-. Como este segundo minueto a menudo se escribía solamente para tres instrumentos, llegó a denominarse trío. La costumbre era omitir las repeticiones en el primer minueto cuando se tocaba de nuevo después del trío.

HAENDEL: Minuetos I y II de la Música para los Reales Fuegos Artificiales

Otras danzas, como las bourrés y las gavotas empezaron a ser escritas de dos en dos para interpretarse de esta manera. Como el esquema básico de dichas piezas era siempre el mismo, el nombre de minueto con trío pasó a describir la forma en sí misma.

La forma global de una pieza en forma de minueto con trío es ternaria:
A1: sección del minueto -terminando en tono de la tónica
B: trío (minueto II)-un contraste, normalmente en un tono nuevo
A2: sección del minueto de nuevo -esta vez sin repeticiones.

A1 (minueto )            B (trío)             A2 (minueto)
//: a: //: b (a) ://         //: c ://: d (c) ://         // a // b (a) //

Durante el Clsicismo, los compositores incluyeron el minueto -todavía con su trío contrastante- en piezas instrumentales tales como sinfonías, cuartetos de cuerdas y algunas sonatas.

En las sinfonías de Haydn y Mozart, el minueto es el tercero en el orden de movimientos y proporcionaba un constrasta entre el segundo movimiento , que es lento, y el finale, que es más movido y vigoroso.

Aunque la sección del trío ya no se escribe solamente para tres instrumentos, suele haber un marcado cambio de orquestación -protagonizado muchas veces por solos de instrumentos de viento- y una textura más ligera para contrastar con el sonido más denso de la sección del minueto.

Haydn en sus últimas sinfonías incrementó el ritmo del minueto, dándole un sabor desenfadado esa pieza que originalmente era una danza elegante y cortés. Beethoven aumentó el ritmo todavía más y acabó por transformar el minueto en un enérgico y vigoroso scherzo -palabra italiana que significa broma-. No todos los scherzos son humorísticos pero su carácter suele ser dramático habitualmente y contiene algún elemento sorpresa.

Aud BOQUERINI: Quinteto para cuerdas en Mi mayor G275 (3rd. movimiento)

MOZART: Sinfonía 39 (minueto y trío)

 

BEETHOVEN: Sonata para piano nº15 (Scherzo)